Para almas desgarradas

Amiga de ausente mirada

Amiga de triste mirada y de corazón radiante,
descarga el dolor de tu alma sobre la afligida escarcha
que enfría tus sentimientos de reminiscencias vanas.
Arroja el lamento de adentro y da cabida a la esperanza
del asombroso destino que generoso te aguarda.

Mi querida amiga de ausente mirada,
destierra ya los inviernos de tu mente hastiada:
te espera dichosa la aurora
que iluminará tu almohada.

Siente el céfiro en tu rostro, amiga de frágil mirada.
El sol refleja tu imagen en la corriente del agua
derramando su alegría entre destellos de plata
con aguaceros de vida brotando de tus entrañas.

Duérmete, querida amiga, al susurro de esta nana,
Aleja tus pesadillas del dulce sueño que embriaga.
Espera las maravillas que la vida te depara,
disfruta pausadamente cuando llegue inesperada,
canta a la luna callada mientras mira adormilada
la bóveda de estrellas blancas que arropan tu madrugada
y verás languidecer la inquietud que hay en tu alma.

Deja un comentario